PLAZA BENJAMÍN VICUÑA MACKENA

PLAZA BENJAMÍN VICUÑA MACKENNA

Emplazada en pleno corazón del Barrio Inglés, reúne un sinnúmero de hitos que marcan la idiosincrasia, cultura, patrimonio y legado turístico de Coquimbo. Sus primeros pasos se remontan a 1893, instalándose al frente del terminal portuario una pileta de fierro fundido para embellecer el sector, el cual era visitado por pasajeros que llegaban a la provincia de Coquimbo por un mejor bienestar económico, cuya obra fue donada por el filántropo Juan José Jenkins.

Originalmente, la plaza era el patio de la Aduana en la cual se depositaban las mercaderías y materias primas que se importaban y exportaban principalmente a Inglaterra hasta principios del siglo XX.

En 1916 el municipio local encargó a Anselmo Caravantes, Capitán de Fragata de la Marina de Guerra y Gobernador Marítimo, la construcción de una plaza en el sector, gestándose gracias aportes de vecinos. Las obras fueron inauguradas el 17 de septiembre de 1917, recibiendo el nombre de Benjamín Vicuña Mackenna, destacado político e historiador chileno.

En la actualidad destacan las obras “El Inmigrante Inglés” y “La Revolución Industrial” diseñadas por el escultor nacional, Hernán Puelma. En sus límites aún se pueden observar antiguas casonas que evidencian la evolución arquitectónica de influencia europea.